sábado, 31 de mayo de 2014

Videos de NORA P.NARDO

En esta sección pueden encontrar lecturas sobre su obra y actividades en distintos encuentros
Nora Patricia Nardo lee en café literario "Antonio Aliberti", coordinado por Luis Raúl Calvo, amadeo Gravino, Julio Bepré, el 04-10-13



Presentación de "Profane Uncertainties" de Luis Raúl Calvo -III-(teclear aquí)

 

III AÑO de BELISAMA-INAUGURACION 2012-NORA NARDO(teclear aquí)

 presentando su libro en Belisama

 

III AÑO de BELISAMA-INAUGURACION 2012-NORA NARDO-28teclear aqui)

 

III AÑO de BELISAMA-INAUGURACION 2012-NORA NARDO-3(teclear aqui

 

III AÑO de BELISAMA-INAUGURACION 2012-NORA NARDO-48teclear aqui)

 

III AÑO de BELISAMA-INAUGURACION 2012-NORA NARDO-5(teclear aqui)

POETAS DEL IV FESTIVAL VIDEOBARDO
27 abril 2012 en la 38ª Feria Internacional del Libro de BsAs

Poetas y performers invitados se dan encuentro para hacer poesía. El recitado se superpone a la acción y la voz al cuerpo.

Artistas participantes:

Patricia Síbar, Coco Sarli, Luis Raúl Calvo, Carlos Estévez, Nora Nardo, Roberto Romeo Di Vita, Ricardo Rubio, Hector Minutillo, Susana Villalba, Javier Robledo.

Evento organizado en colaboración con Generación Abierta.

 

Cómo afectar esos cuerpos...Esas subjetividades heridas...(teclear aquí)

 Liliana Corredera se refiere al video "Cómo afectar esos cuerpos...Esas subjetividades heridas..." adaptación del libro "tiempos diluídos", de la lic. Nora Patricia Nardo y el lic. Luis Raúl Calvo en la presentación que tuvo lugar en el Centro Cultural San Martín el 08-04-11.
generacionabierta@hotmail.com
tutoriasluisnora@hotmail.com

 Cómo afectar esos cuerpos...Esas subjetividades heridas...

 Norberto Barleand se refiere al video "Cómo afectar esos cuerpos...Esas subjetividades heridas..." adaptación del libro "tiempos diluídos", de la lic. Nora Patricia Nardo y el lic. Luis Raúl Calvo en la presentación que tuvo lugar en el Centro Cultural San Martín el 08-04-11.
generacionabierta@hotmail.com
tutoriasluisnora@hotmail.com

Actividades DE NORA P.NARDO



 En esta sección pueden encontrar parte de las actividades ,premios,de esta poeta,trabajadora 
y difusora de la cultura  en  los medios ,en la educación para mas información pueden 
encontrar en www.generaciónabierta.com.ar y en google en numerosisimas publicaciones



100 ESCRITORES EN LA BIBLIOTECA NACIONAL

2do. Encuentro de Escritores Latinoamericanos y del Caribe Por el Derecho a la Memoria, Buenos Aires 2012



PREMIOS LIMACLARO
 Premio por la International Writers and Artists Association en 1994. Premio ... Premio LIMACLARA 2010 a la excelencia y al sevicio, otorgado por ediciones ...Has visitado esta página 2 veces. Fecha de la última visita

A GENERACION ABIERTAUna conjunción
formidable de artistas y educadores:

Lic. LUIS RAULCALVO, Lic. ADRIANA MONICA GASPAR,

 Lic. NORA PATRICIA NARDO,y valiosos

colaboradores, en obra fecunda y admirable

dan vida a “una ilusión, una experiencia para compartir; publicaciones y programas donde se

postula el encuentro, el debate, con actitud innovadora y responsable

amén de ser un notable puente de comunicación

y promoción de ideas superadoras

,asimismo de las nuevas

visiones de la pedagogía moderna

.

Limaclara, Agosto de 2010

Enigma Editores convocó a POETAS CONTEMPORÁNEOS de gran trayectoria para participar de esta Antología, los cuales aceptaron con beneplácito, todo lo cual representa un aporte muy importante para el acervo cultural de nuestros tiempos:
Luis R. Calvo – Nora P. Nardo – Mary Acosta – Fernanda Macimiani – Lourdes A. Zalazar – Horacio Semeraro – David A. Sorbille – María Montserrat Bertrán – Graciela Bucci – Beatriz Valerio – María Paula Mones Ruiz – Mabel Fontau -Gladys Abilar – Cira Vivern de Llamosas – Elisabeth Luna Dávila – Graciela Licciardi 



El Bicentenerio y el camino de la Memoria Por NORA PATRICIA NARDO





El 25 de Mayo de 2010 será la gran fiesta conmemorando el Bicentenario de la Revolución de Mayo que abrió paso a la independencia argentina del 9 de julio de 1816. Allí habitaba el espíritu latente de aquellas mujeres y hombres de una parte de la sociedad que aspiraban desde 1806, a una mayor participación política y económica, que esperaban recuperar sus tierras y sus derechos, y anhelaban el renacer de los pueblos usurpados bajo el yugo colonial español. La Semana de Mayo se fue gestando con una percepción certera de que la fuente de autoridad del virrey se había agotado, y que ese era el momento para comenzar a debatir sobre el destino de un nuevo gobierno emanado del pueblo, por lo que era preciso inaugurar una nueva unidad en todo nuestro territorio nacional. Nuestra historia la podemos encontrar en diversas fuentes, textos escritos, archivos, testimonios, cartas, la arqueología, las tradiciones orales, documentales, expresiones artísticas y también en el recuerdo. El evocar nos permite entender el presente y fundar el futuro, es un ejercicio vital, es el proceso donde se reconstruyen hechos de nuestro pasado, nos afirma como sujetos y como país, recuperamos los escenarios culturales y sociales, la vida de nuestros pueblos con su oscuridad y su luz, con su dolor y su resistencia. Sostenemos que es imprescindible recuperar la memoria, no la instrumentada por los medios para ganar consumidores, no la regida por la lógica del mercado, no sólo la que nos muestran mediante imágenes, sino también la que nos ocultan, la que silencian, recortando y adormeciendo la memoria colectiva. En estos doscientos años aún no hemos aprendido a convivir entre los argentinos, aún hoy hay fragmentación, dolor, exclusión, violencia, conflictos sociales de clase, intolerancia. Estos dos siglos de independencia nos revelan que aún hoy debemos transitar el camino de la memoria, del pensamiento creador. Anunciaba Filón (25 a J.C., 42d, J.C.) “¡Al querer Dios unir en íntima y amorosa asociación el comienzo y el fin de las cosas creadas, hizo del cielo el comienzo y del hombre el fin; el primero, el más perfecto de los objetos del sentido imperecedero, el segundo, la más noble de las cosas terrenas y perecederas, en verdad, un pequeño cielo. (...)!” Teniendo en cuenta las ideas de Filón, que nos conmueven, pensamos que el compromiso de todos nosotros, -mujeres y hombres que disfrutamos del conocimiento, que reconocemos la importancia de los vínculos afectivos, de la autonomía en el pensamiento, que reclamamos valores, que proclamamos libertad con justicia social-, pueda ser el de apasionar, entusiasmar, para que entre todos los argentinos construyamos un país que nos posibilite otros escenarios de encuentro, otros sentidos, algo así como un pequeño cielo. En estos tiempos diluidos tendremos que correr ciertos riesgos, sostenernos con nuestras propias narraciones, anclarnos en la memoria y la autoconciencia, sujetarnos a nuestra historia personal, a nuestra biografía, a fin de recuperar nuestra verdadera identidad, la que se construye necesariamente desde los otros...


POEMA

La casa donde reposan los recuerdos

no reconoce dueños ni pertenencias

del pasado.

En su entraña se cobijaron

historias vividas y no vividas

allí nacieron cuentos de hadas

voces parciales de un drama

creado a imagen y semejanza

de un héroe de fantasía.

Alguien debería narrarnos hoy

otros espejismos, para saber

que conjeturaban el lobo

el villano, la bruja de alcoba

sobre esos mezquinos relatos.

La casa donde reposan los recuerdos

es una deuda pendiente, un sueño inconcluso.

                           Luis Raúl Calvo

(Del libro “Bajos fondos del alma”,

Ed. Generación Abierta, 2002)

Generación Abierta: Sus primeros 25 años Por NORA PATRICIA NARDO Nardo




Que esta batalla de palabras, de ideas se profundice y siga rompiendo muros



Este es un nuevo número de la Revista Generación Abierta, pero tiene la particularidad que la misma cumple un aniversario importante, veinticinco años de su existencia. Se celebra entonces la continuidad de un proyecto colectivo. Desde la Sección Educación, nos propusimos poner en discusión, tensión y reflexión la calidad de la educación de los niños y jóvenes de nuestro país, los cambios en los procesos de enseñanza y en los procesos de aprendizaje, las políticas educativas de cada momento, la función de la educación, la ética de los profesionales que trabajan en las instituciones educativas. Nos hemos referido teniendo en cuenta a los sujetos de la educación que habitan la escuela hoy, hemos dialogado con profesores comprometidos, que reciben a sus alumnos en su diversidad, que tienen en cuenta un proyecto de país, y que luchan por un futuro mejor. Hemos abierto el diálogo acerca de la convivencia de nuestros adolescentes y adultos y otras maneras de relacionarnos a través de la figura de la Mediación Escolar para resolver los conflictos, hemos hecho referencia a los nuevos modos de relacionarnos a través de las nuevas tecnologías y el uso de nuestro lenguaje. Nos cabe reconocer el trabajo permanente de nuestros colaboradores en estos temas que han realzado la calidad de cada entrevista y de cada artículo, preocupados por enriquecer el debate y la reflexión de nuestros lectores. En especial a la Lic. Alicia Neira y a la Lic. Ana María Ruíz. Son los sueños los que nos unen, los que hacen que colectivamente sostengamos este proyecto, son las ideas las que nos hacen fuertes y cuando las fuerzas se unen con las ideas y los valores, logramos ir transitando este camino que cumple veinticinco años. A partir de la lectura de nuestras páginas hemos conocido el pensamiento de hombres y mujeres que han marcado nuestras subjetividades de alguna manera especial. Disfrutamos a escritores, educadores, músicos, artistas visuales, teatrales, investigadores que han hecho historia, hombres y mujeres que nunca claudicaron en sus principios y que desde su lugar también han historia. Me conmueve en particular la fuerza de Luis Raúl Calvo, pues abre a través de su revista las tranqueras y nos sumerge a la belleza que nos puede brindar la lectura de artículos que abrigan a la cultura de un país y a su memoria, conforme a sus convicciones de que un país que olvida no tiene un porvenir venturoso y transparente. En estos mezquinos tiempos, Generación Abierta nos muestra que la poesía y el arte siguen vivos, resisten y nos devuelven otra mirada de nuestra existencia. Que los pensadores y los educadores chocan contra los límites de la realidad y trabajan día a día para producir diferentes movimientos en pos de visualizar rostros dignos de un presente y futuro mejor. Dejamos marcas, no hay duda, no nos abandonamos al encierro, hemos crecido a través de la palabra a otras latitudes y hemos construido lazos de hermandad a través de navegar con las palabras y nos hemos unido todos a través de diferentes emociones, no nos subsumimos al silencio y hemos abierto las voces, libres de poder expresarnos, con la libertad que nos brinda la democracia de este país desde hace treinta años, libres al servicio de la verdad, libres al servicio de la comunidad, libres al servicio de nuestros ideales, de nuestras utopías. Desde esta libertad hemos compartido nuestra historia, sin olvidarnos de nuestro pasado de lucha, torturas, muertes y desaparecidos. Cada generación -diría Albert Camus- “se cree destinada a rehacer el mundo. La mía sabe, sin embargo, que no podría hacerlo, pero su tarea es quizás mayor. Consiste en impedir que el mundo se deshaga”. Es así que cada uno de nosotros nos inspiramos para continuar luchando por nuestros ideales y nuestras convicciones en permanente diálogo fluido y un espíritu constructivo. Y así Luis Raúl Calvo a través de Generación Abierta nos cobijó durante todos estos años lo que nos da la fuerza para seguir brindando artículos de excelencia y de innovación Me queda por agradecer a los lectores, colaboradores y al Director por conducir este proyecto, a veces en situaciones adversas, pero siempre con el mismo ímpetu, y a toda la comunidad de Generación Abierta que hacen posible que continuemos con nuestros sueños. Ahora nos enfrentamos a nuevos retos acerca del futuro de una revista cultural en formato papel, en estos contextos globalizados, el conocimiento y el saber son esenciales para continuar reflexionando. Son nuevos desafíos que están presentes. Generación Abierta es un símbolo de lo que significa afrontar nuevos retos en el campo de la cultura y de la educación, lo que para muchos era un imposible hoy continua proyectándose con perspectivas pedagógicas, investigativas, sociales y culturales hacia el futuro. Que todos los logros alcanzados por el colectivo de Generación Abierta estimulen a las nuevas generaciones y sirvan para superar con optimismo los escollos futuros. Creo que todos desde algún lugar hemos contribuido al desarrollo cultural de nuestro país, por eso es esperable que estos esfuerzos den continuidad a la apertura de nuevas ideas. Es necesario destacar que Generación Abierta no ha recibido el apoyo monetario de ninguna institución pública o privada, ni tampoco ha sido subvencionado. A pesar de esto, y tal vez por este mismo motivo, ha puesto sus energías y sus desvelos para concretar este sueño. Esta obra centrada en extender la docencia, ha tenido descendientes de distintas generaciones que han abierto el camino a las generaciones posteriores, por lo cual entraña a la vez, la enorme responsabilidad de honrar los esfuerzos, el sacrificio y el entusiasmo para que este presente que nos corresponde tenga la posibilidad de contribuir con este proyecto, con honor y dignidad. Intentamos en esos 25 años que esta batalla de palabras, de ideas se profundice y siga rompiendo muros, sin olvidar a los grandes pensadores que han pasado por estas páginas. Hemos construido narrativas, que dan significaciones a nuestra memoria histórica. Umberto Eco ha dicho que la pérdida de la identidad también es la pérdida de la memoria, por eso a través de nuestra revista hemos querido salvaguardar la memoria histórica. Al decir de Eco: ‘nuestra identidad se fundamenta en la larga memoria colectiva’, asegurar nuestra identidad cultural, e intercambiar estas visiones con intelectuales de otras latitudes es uno de nuestros mayores propósitos. Creemos que recuperar la palabra, ser productores de conocimiento y de nuestros relatos es una manera de salvaguardar nuestra identidad y de incorporarnos al mundo globalizado sin temor a degradarnos a ser solamente consumidores.

Voces De La Memoria Por LUIS RAÚL CALVO y NORA PATRICIA NARDO


Un poética en tiempos de la modernidad
Por LUIS RAÚL CALVO y NORA PATRICIA NARDO

Merodeando por la biblioteca me encontré con "Paginas Escogidas", una recopilación de los textos más significativos de Antonin Artaud. Lo releo en "Para Terminar con el Juicio de Dios" (1947): " Me enteré ayer, / ( es posible creer, o sólo es un falso rumor, / que atiendo a esos chismes puercos que se propagan/ por inodoros y fregaderos cuando se tiran las comidas/ que otra vez fueron engullidas,)/ me enteré ayer/ de una de las costumbres oficiales más descarnadas/ de las escuelas públicas americanas y que sin duda/ llevan a ese país a creerse que son la cabeza del / progreso...". Artaud, en general no era un escritor estudiado en la materia Literatura de las escuelas medias, como así tampoco el movimiento surrealista del cual provino. Llega a nuestro conocimiento, en esos años, a través de una especie de tributo que le realiza uno de los grupos emblemáticos de la "música progresiva" de los '70, "Pescado Rabioso" (Spinetta, Lebón, entre otros.) Descubrir a ese hombre con aspecto lúgubre, sombrío, en l a portada del disco, escuchar al grupo hablando con veneración sobre él, nos llevó a buscar sus libros en las librerías del centro. "El ombligo de los limbos", fue el primero. Pero la historia comienza años atrás, en una escuela primaria, pública, allí asistían hijos de comerciantes, profesionales, porteros, etc., ninguno quería quedar afuera, para ello era imprescindible cumplir con las normas, disciplinarse detrás de ellas, formar fila, tomar distancia, hacer silencio, levantarse del asiento cuando ingresaba alguna autoridad al aula, aprender lo que nos enseñaban en clase. Un futuro mejor, era un poco la prédica que sonaba en nuestros oídos,"Lo que hoy siembres lo cosecharás en el futuro", se decía. Teníamos que llevar a la escuela nuestra libreta de ahorros y comprar las estampillas, - aunque muchas veces en el fondo deseábamos comprarnos otras cosas-le dábamos la plata a la señorita, y lográbamos otra estampilla más, más plata para mañana, eso era lo que importaba cuando éramos chicos. Sacrificábamos el hoy por el mañana y nuestros viejos te lo decían: "Estudiá, es la única fortuna que yo te puedo dejar". Estudiando entonces, se podía controlar el mundo, los impulsos, los deseos, el azar. A esa razón, que los surrealistas, -¿Cómo no volver a ellos, no?- ya la veían como excesivamente estrecha, restrictiva, que constriñe, se le enfrentaban y resistían otras formas de pensamiento que la razón misma desechaba: la imaginación en primer lugar, que sólo era permitida -y no siempre- en la pequeña infancia, en nuestros jardines de infantes y en alguna clase de plástica o en algún cuento, pues el paso a la edad adulta significaba esencialmente la sumisión a una obligada necesidad práctica, que no toleraba que se perdiera de vista el camino a seguir a través de la razón. Levantar la voz a favor de la imaginación, que no admitía límites contra la razón esterilizadora era impensable, pues aludía embestir contra un sistema que no sólo era mental sino que, certificaba desarrollarnos como hombres emancipados. Algo de todo esto debió prender fuerte en nosotros, años más tarde. Luego de la compra de "El Ombligo de los limbos" de Artaud, llegó a nuestras manos "Los manifiestos del surrealismo". Cómo nos dio vuelta la cabeza ese libro. Nos costaba entender como Bretón, Eluard, el mismo Artaud y tantos otros podían escribir esas cosas por esos años. Como dos adolescentes contestatarios frente a nuestros padres y los demás adultos, nos paseábamos con nuestra bibliografía superadora, creyendo firmemente que cambiaríamos el curso de la historia, creyendo en nuestra capacidad infinita de rebeldía, "hay que destruir todas las normas que por la razón se han impuesto al hombre.", decíamos, mientras algunos fulanos nos miraban medio estupefactos. Embestir contra la razón significaba exponer la totalidad del orden social. "Para el espíritu supone no una maldición sino una bendición (y casi habría que hablar de gracia) esa discrepancia con el mundo externo pues, si nada le chocase de las apariencias o de las leyes que los hombres se han dado a sí mismos, el espíritu al confundirse con esas apariencias y con esas leyes carecería, de vida propia", decía Crevel en "El espíritu contra la razón". Después llegó el viejo maestro , ese sí que la tenía clara, se notaba que aborrecía las matemáticas porque prácticamente no formaban parte de su agenda diaria, pero amaba el arte, la cultura, nos mandaba a investigar a las bibliotecas, nos inducía a recurrir al "mataburros" para conocer el significado de las palabras, sobre todo las de más infrecuente uso, nos recordaba cada tanto que "El hombre es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras", "les va a servir para la vida " nos decía a modo de argumentación y citaba periódicamente a Polifemo, hijo de Poseidón, Dios griego del mar. "El ojo de Polifemo es el tercer ojo, no todo es blanco o negro, también hay grises ", razonaba en voz alta. La voz del viejo maestro resonaba como algo bastante transgresor para esa época de verdades irrefutables. Incitaba también, nuestro deseo por saber, por conocer. De un disciplinamiento rígido en nuestras escuelas, atravesado por golpes militares, marchas patrióticas, discursos prometedores de un futuro mejor, a filmes contestatarios, o sátiras virulentas. Así, sin piedad, también nos sentíamos nosotros, con esa falta de libertad para expresar nuestras ideas. En este tránsito por el aprendizaje, la escuela dejó marcas, avizoró el porvenir como algo venturoso, la perseverancia y la constancia como aspectos valiosos para alcanzar nuestros deseos. Pero también dejó marcas "el afuera", con su contracultura, los grupos de "música progresiva" hoy música de rock; los poemas de Neruda; Miguel Hernández; Machado, no sólo Antonio, también Manuel; Pedro Salinas, menos difundido pero gran poeta; Artaud, "poeta maldito", genio, loco, con sus sórdidas críticas a la sociedad de aquel entonces; Schopenhauer, Nietzsche, Saura, Bergman, y tantos más. En medio de estas contradicciones creo que se fue construyendo nuestra subjetividad. Evoco diferentes escenarios recorridos, rutas fragmentadas, voces quebradas, utopías que nos permitieron sobrevivir en momentos de tanto dolor, crueldad, que atravesaron nuestra historia de vida en "un país que comenzaba a darnos muerte ya de pequeños". "El peor destino de un profeta es pasar años tratando de convencer a sus contemporáneos, y cuando lo logra, sus adversarios también consiguieron sus fines; es más, acaban por persuadir al profeta y este ya no está tan seguro de su verdad". (Nietzsche)

viernes, 30 de mayo de 2014

¿Cómo lograr el encuentro entre el alumno, el conocimiento y el docente? Por NORA PATRICIA NARDO



Estos artículos han sido publicados por la Revista Generación Abierta que dirige el poeta Luis Raúl Calvo la mayoría de ellos en la Sección Educación




¿Cómo lograr el encuentro entre el alumno, el conocimiento y el docente?
Por Nora Patricia Nardo 


Muchas veces los profesores se quejan de sus alumnos porque no prestan atención. Nos comentan: “los chicos parecen estar ausentes, nada les interesa, es difícil dar clases en un clima de
indeferencia”. “Los jóvenes no participan, no preguntan, no agregan información, su actitud es de apatía”.Cuando el docente se detiene para acotar a sus alumnos que no lo están escuchando, sus interlocutores le informan lo contrario, y esta incomunicación que se establece entre ambos parece ser un relato del cual ya uno no cree al otro.

El aprendizaje se da por lo menos entre dos sujetos uno que enseña y otro que aprende, ambos además están insertos en una institución, dentro de un marco sociocultural, con diferentes historias
de vida reunidos para compartir el conocimiento.
Este espacio afectivo tan necesario entre ambos se ve amenazado por el descreimiento, la duda y la palabra parece caer. Los docentes se preguntan acerca del sentido de sus prácticas,
pierden el deseo de enseñar y en consecuencia no aparece el deseo de aprender.

¿Cómo lograr el encuentro entre el alumno, el conocimiento y el
docente?

Este deseo de saber surge cuando uno siente la necesidad de aprender aquello que le es desconocido y que este aprendizaje es posible.Nos preguntamos entonces: ¿Cómo capturar la atención, para que
se de un diálogo y se produzca un movimiento?

Cuando se estable alguna entrevista con los adultos responsables de los adolescentes acerca de ¿cómo circula la comunicación familiar? uno suele escuchar decir: “mi marido siempre está en otra
cosa, le hablo y no me contesta, está enfrascado en sus ideas y no hay espacio para la palabra, mi hijo está en la computadora día y noche o con el celular, yo hago lo que puedo, a veces no tengo
ganas de llegar a mi casa después de mi trabajo ya que me resulta imposible tratar de poner las cosas en su lugar”

“A veces me entero por el chat o por el Facebook que hacen cada uno de los integrantes de mi familia, veo fotos, con quienes se comunican, quienes son sus amistades….”

Inmersos en el mundo de la comunicación, con las más alta tecnología, en algunas familias el diálogo se establece en soledad a través de la red, sin mediar un gesto, una palabra, una mirada.
A través de la computadora o del celular suelen capturar por un instante lo que le sucede al otro, a veces con palabras pero la mayoría necesitan registrarlo en imágenes, lo privado se convierte
en público y todos indiscriminadamente participan de algún acontecimiento, duda, inquietud, frase…

Otras veces no existe ni esta ocasión y los jóvenes viven sumergidos en la soledad absoluta sin ningún vínculo que se de entre generaciones.

Muchos de los chicos que están sentados en una clase se hallan  huérfanos de la figura de un adulto.
Tanto padres como hijos se encuentran en contextos de vulnerabilidad absoluta, paralizados, esperando que la escuela mágicamente atienda todas sus necesidades y los ayude a salir de su triste realidad, cuando esto no sucede, la autoridad del docente, su saber y su rol corren peligro.

Vivimos entre el autoritarismo y la anomia. El docente ya no es creíble, como tampoco lo son los representantes de las instituciones públicas, y nuestros representantes políticos.
Como consecuencia aparece la desvalorización del prestigio social y la falta de reconocimiento a la autoridad docente.

Si nos referimos a nuestro país, nuestra docencia nace como un mandato del Estado que funcionaba de respaldo, era el portavoz de los valores sociales, ya hoy estas ideas están perimidas.

En este nuevo escenario el profesor se encuentra por momentos con distintos y contrariados sentimientos, a veces de impotencia, malestar y bronca, otras veces de rebeldía.

Siente que desperdicia su tiempo y que todos sus estudios capacitación, les son indiferentes a la mayoría de sus alumnos y sus familias.

Se pregunta ¿qué debe hacer? Si debe continuar con uno o dos chicos que prestan atención, si debe detenerse, si debe ignorar su percepción.

Experimenta una sensación de estar en tinieblas, no saber por dónde establecer ese encuentro, motivo verdadero de su existencia en ese lugar.

Por otra parte los alumnos perciben ese descontento, ese mal humor, esa tristeza y esta desvalorización social y familiar.Entonces surgen nuevos interrogantes para la institución-escuela:
¿Cómo recuperar el valor de la palabra docente?
Es necesario renunciar a la omnipotencia y saber que la escuela sola no puede, el conjunto de la sociedad, los medios de comunicación y los políticos deben otorgarle otra categoría, otra
prioridad.

También los adultos responsables de nuestros adolescentes deben comprometerse en este sentido, la escuela puede hacer participar a las familias a fin de poder reflexionar en conjunto acerca de la
importancia de abrir espacios de diálogo y de encuentro donde la palabra y el conocimiento circulen. 


Los docentes se angustian con razón cuando el conjunto de la sociedad les deposita todo tipo de responsabilidades de la que no se hace cargo el Estado Nación, además de enseñar conocimientos, valores, deben denunciar abusos, alumnos en riesgo escolar, en riesgo social, deben remediar las
dificultades personales y familiares. 


Existen pluricausalidades para que hoy coexista esta crisis que trasciende las fronteras del país, para que los alumnos pierdan sus motivaciones y no les interese concurrir a la escuela: una de ellas
es que un título no es el pasaporte para un buen futuro profesional o la garantía de un buen pasar como lo era en el siglo pasado.
Esto hace pensar sobre el sentido de la escuela, sobre sus fines. 


¿Lo que hay que cuestionarse es acerca de esta pereza, de esta apatía que sienten hoy la mayoría de nuestros adolescentes?Si sólo obedece a las causas que hemos mencionado o también
tendrá que ver el miedo al fracaso, a la pérdida de autoestima por no alcanzar los objetivos propuestos, al aburrimiento, a la falta del ejercicio del esfuerzo, de la responsabilidad, a la poca tolerancia a
la frustración.




A veces estos sentimientos son compensados a través de la evasión, la agresión, las adicciones. Y así nos encontramos con falsas justificaciones, familias que cubren a sus hijos y los tratan
como víctimas, lo que no ayuda al desarrollo del adolescente.
A veces los padres son más violentos y menos responsables que nuestros alumnos y no se cuenta con ningún referente para dialogar.

Los adultos, al no establecer normas de conducta claras para sus hijos y sobretodo, al no hacerlas cumplir, favorecen la existencia de chicos transgresores, que creen que les corresponden todos los
derechos y ninguna obligación.

El docente debe volver a pensar que su trabajo es valioso, de esta manera recuperará su autoridad y su autoestima, pero esto es una responsabilidad que deviene en primer lugar del poder político.
Mientras tanto será necesario reestablecer una sincera empatía entre los alumnos y los docentes, implementar la capacidad para la autocrítica y la esperanza en un cambio, haciéndose ambos
participes y responsables.

Los profesores deberían estar más atentos a sus juicios de valor,a sus prejuicios, a fin de permitirse ver y verse, sabiendo qué transmite, de qué manera y cómo, teniendo en cuenta que la
imagen que uno puede tener de un alumno- y que se da a conocer de alguna manera- determina los resultados y se reflejan en sus producciones.

Analizar la realidad, establecer una verdadera comunicación,debatir acerca de aquello que atormenta y dificulta, puede provocar algún cambio evitando enfrentamientos y quizás en pequeños momentos lograr recobrar la alegría de enseñar y aprender.

Es fundamentar trabajar en un espacio de confianza a fin de restaurar la autoridad necesaria para el encuentro.
Aspiramos a la construcción de una escuela plural, participativa,con contenidos significativos, con reglamentos de convivencia hechos colectivamente entre todos los integrantes de la comunidad
educativa, que posibiliten el clima propicio de respeto y bienestar para que de lugar al aprendizaje, y sentido de pertenencia institucional, con roles y responsabilidades definidas contando con
tejidos de sostén.



Resaltamos la necesidad de entender que tanto el docente como los alumnos son sujetos de derechos y responsabilidades,pero que en esta relación existe una asimetría y en la misma es necesario legitimar el lugar del educador desde su rol profesional.
Esta asimetría tanto epistémica como deontológica cimienta las bases de un compromiso mutuo entre ambos protagonistas, que buscan distintas maneras de encontrarse para interactuar,conocerse y construir un conocimiento que afecte las subjetividades de ambos.

Entendemos que existe un saber experto en el docente profesional,pero el mismo será validado en la medida que tanto los políticos como la sociedad toda, realice un profundo análisis acerca de
entender que debido a su formación, el docente tiene la posibilidad de crear alternativas válidas para el aprendizaje, pero para poder desplegarlas es fundamental volver a legitimar la autoridad docente
y de la institución escuela y recuperar su verdadera función.
El Trabajo en Equipo ¿una utopía en estos tiempos?

Sumergidos en esta sociedad consumista y competitiva resulta a veces complicado y perimido en este siglo XXI detenerse a pensar y a debatir acerca de la importancia de la solidaridad social, la
honestidad, la participación, la responsabilidad, el respeto mutuo, la cooperación y fundar junto a otros comportamientos constructivos.
El desafío para quienes creemos en la importancia del trabajo en equipo es pensar cómo lograrlo en estos contextos de fluidez y no caer en el intento.

Como trabajadores de la educación podemos afirmar que las instituciones como la familia y la escuela aún continúan siendo lugares de formación, quizás en inferioridad de condiciones con
respecto a la mass media, pero aunque sea de este modo, se sigue reflexionando acerca de cómo resignificar la tarea educativa y de que manera se pueden afectar estas nuevas subjetividades.
En la interacción social, uno no sólo aprende contenidos conceptuales sino también valores sociales.

Un equipo de trabajo favorece el desarrollo de un sistema de valores, porque uno aprende a compartir y a reconocer la sensación del logro como un esfuerzo de conjunto y a relacionar las propias habilidades y capacidades con los intereses del equipo.
Claro que es difícil, en estos contextos cuando la diferencia ha sido  suspendida, anulada, vaciada y cada ser humano pasa a ser el único punto de referencia en el universo, poder enseñar que el
trabajo en equipo no es una mera suma de actividades individuales y que en el resultado se produce un efecto distinto a la simple adición de tareas.


A veces nos podemos preguntar si enseñar a trabajar en equipo es válido y tiene sentido en una sociedad de mercado en los cuáles los niños aprenden desde muy temprana edad que para los adultos
lo importante es consumir hoy más que ayer y menos que mañana.
 El hombre, es ese ser solitario, comprador, preocupado en sí mismo, que sólo reconoce como comunidad de pertenencia a esa muchedumbre de consumidores y con quien sólo comparte
esos gustos. 


Lo interesante de trabajar de esta manera es que el conocimiento del otro se puede contrastar con el propio sin desacreditarlo,asumiendo una actitud respetuosa frente a las opiniones de los
demás.

En general un equipo de trabajo –deportivo, artístico, empresarial,cultural, etc- llega al resultado anhelado, si cada uno de los integrantes logra el suyo, el entendimiento y la apreciación de los
obstáculos que se pueden plantear en el quehacer llevan a buscar alternativas de superación y requieren de la construcción de conductas reflexivas y creativas.

Si enseñamos desde las aulas a trabajar de este modo, habilitamos la construcción de un espacio de meditación, participación y cooperación que favorece el aprendizaje y previene a través del
diálogo y la contención, situaciones que entorpecen la convivencia institucional.

A veces dejamos de lado estas tareas porque no estamos convencidos que son necesarias para construir nuevos modelos de relaciones con los otros, modelos que permitan una sociedad más
plena, más cooperativa y menos individualista.

En muchos de los establecimientos educativos, con estilos de conducciones democráticas hemos observado como los docentes no sólo se comprometen y valoran la tarea en equipo sino que
creen en ella, y enseñan a sus alumnos a conocerla a través de tareas grupales y proyectos áulicos.

Sabemos de la importancia de la confianza y del compromiso que se debe dar entre los integrantes de un equipo, pero hoy más que nunca los vínculos durables despiertan sospechas de una
dependencia a la cual nadie, pareciera en estos tiempos querer atarse. El universo actual conjura contra la confianza, contra los modelos de continuidad y coherencia a largo plazo.

Las palabras compromiso y confianza se vuelven difusas, parece ser que cada uno de nosotros comienza siempre desde el principio, todo lo anterior, toda la historia queda inhabilitada y lo superfluo
gana espacio, con un pasado que ya fue y un porvenir de incertidumbre y apresuramiento.

En las escuelas se visualiza que entre los alumnos y los docentes, nunca se adquiere la confianza suficiente para disipar las dudas y dar credibilidad.

Resulta difícil dar albergue, estar a disposición de, pero no es imposible, quizás lleva mucho más esfuerzo y tiempo para que los adultos puedan lograrlo, no se da de una, como en la modernidad,
demora y todos estamos inmersos en esta celeridad que parece incurable.


Si bien mencionamos ya varias veces las palabras solidaridad,comprensión, ayuda mutua, intercambio, participación nos parece necesario hacerlo ya que son nociones foráneas e impopulares con
respecto a las tendencias económicas actuales, un mercado que niega al esfuerzo y la constancia para lograr objetivos. Proliferan productos hecho a la medida, elaborados para ser devorados
inmediatamente, rápidas respuestas, relaciones sentimentales

¿Cómo podemos enseñar a reflexionar acerca de lo que sucede para retomar unos de los objetivos primordiales de la educación que es la formación de seres humanos autónomos?
Traspasar el umbral, abrir nuevos intersticios es una forma de enseñar que es posible un destino más solidario, comprometido y perdurable.

No podemos desconocer que muchos de nuestros alumnos cuando le decimos preparen un trabajo en equipo, sólo cuenten la cantidad de hojas a leer y a repartir para que cada uno tenga lo mismo y se
encuentren el día de la entrega, alguien la pasa en una computadora y el trabajo está listo. Firman tres o cuatro como si fuera la elaboración de un trabajo reflexionado, discutido, un esfuerzo compartido y además cuando citan la biografía ponen como fuente Internet, desconociendo el autor, su concepción

teórica en que basa sus ideas entre otras cosas.

Cada equipo de trabajo no sólo debe saber que hacer en el momento preciso, sino que además debe tener una comprensión global de la meta que se quiere alcanzar.

Quizás sea más fácil de visualizar un objetivo en un equipo de juego deportivo, en una competencia entre escuelas, y a veces resulta más difícil advertirlo cuando el propósito está claramente
ligado a la realización de una tarea, por ejemplo una monografía, allí los alumnos deben investigar un tema, discutir acerca de lo importante y lo accesorio, buscar bibliografía, organizar el material,

escribirla, exponerla y defenderla entre otras cosas, en una fecha precisa.
 Para poder avanzar se deben tener claras las funciones y las responsabilidades de cada uno de los miembros. Estar al tanto de lo que uno puede hacer a fin de evitar la sobre o subestimación
de las propias capacidades, también distinguir los conocimientos y habilidades de sus compañeros de grupo para saber que esperar de ellos y como completar su tarea.

Explorar, inventar, imaginar son variables a tener en cuenta en un ambiente de respeto por el otro, donde se privilegia la propuesta en lugar de descalificarla.

Todos sabemos que quien convive en un buen clima de trabajo, logra más placer en lo que hace, mayor compromiso y energía grupal, mayor satisfacción y colectivamente los miembros se sienten más productivos y encuentran que las actividades del equipo renuevan sus intereses y entusiasmo.

Los poetas suelen darnos cierta luminosidad a nuestras conceptualizaciones, como es el caso de Kahlil Gibran, cuandodice:

Si tienes bien abiertos tus ojos,

te verás reflejado en cada rostro.

Si tienes bien abiertos tus oídos,

oirás como tu voz resuena en eco

en todas las voces.

Referencia bibliográfica :

Zygmunt Bauman, “Amor líquido”. Fondo de Cultura Económica.

Buenos Aires.2005

Calvo Luis , Nardo Nora , “El aula: un espacio de convivencia”

Ediciones La Llave. Buenos Aires, 1998.

Fainstein, Héctor: “La gestión de equipos eficaces” Ediciones

Macchi. Buenos Aires, 1997.


El septyimo cielo en los ojos n°60