Ir al contenido principal

Fotógrafos del Metal Argentino

  Testimonios de un arte complejo

Andrés Violante
¿Qué sería del Rock sin la fotografía? La pregunta dispara miles de universos posibles ya que en la contemporaneidad de nuestra cultura rockera es casi impensable relegar a nuestros artistas solo al aspecto musical sin tener en cuenta los elementos visuales que van desde la tapa de un disco, sus presentaciones en vivo, pasando por sus imágenes de prensa hasta llegar en algunos casos a las proyecciones que se emiten en las pantallas de los shows.

La fotografía, lejos del pensamiento superficial en el que se suele caer limitándola a tomar una cámara, definir el espacio y disparar para obtener una imagen, es un arte y como tal en su trasfondo hay un valor, subjetividad, composición, interpretación del presente con mirada a futuro y un método determinado por el campo de       trabajo en donde se desarrolla, en este caso el rock.
En nuestro trabajo de realización documental, entendimos esta importancia al advertir el valor que las imágenes van cobrando a medida que pasan los años ya que las cosas cambian, pero el registro visual nos acerca a trasladarnos a un momento pasado para entender el presente. En conclusión, poco podríamos explicar sobre los acontecimientos de las décadas anteriores en relación a los sucesos que acontecieron al Metal Argentino.
Andrés Violante es uno de los fotógrafos más veteranos dentro del ambiente. Con 30 años de carrera, ha capturado imágenes de bandas como Hermética, Malón y Rata Blanca entre otras influyendo a gran parte de la cultura pesada Argentina:
                             Martín Darksoul

 Andrés Violante
“La importancia es superlativa, sin fotógrafos no hay estrellas de rock ni posters pegados en las paredes de las habitaciones de todos los fans alrededor del mundo, aun así, las condiciones de trabajo a veces son catastróficas”.
Varias veces hemos hablado en este espacio de la precariedad en que se ha desarrollado el Metal Argentino tratando una y otra vez de elevar su nivel a base de esfuerzo de sus integrantes. La fotografía dentro de este estilo no escapa a ello, una prueba tajante es la carrera aficionada que varios fotógrafos vienen llevando adelante dentro del estilo, una cosa que hoy en día se repite en donde por lealtad a sus agrupaciones, inician un solitario camino registrando el presente de sus músicos.
Fernando Serani, otro histórico fotógrafo del ambiente comenzó de esta manera en 1993 y lleva en sus espaldas haber participado en producciones de bandas y publicaciones nacionales e internacionales, describiendo su trabajo con una interesante comparación:
Fernando Serani
“Yo creo que un fotógrafo de rock y especialmente de Metal es como un fotógrafo de guerra o un fotógrafo de naturaleza, ¿esto qué significa? que hablando de la fotografía de conciertos en vivo lo importante es capturar un momento que es único e irrepetible y tener el ojo y el talento de ver ese momento, después necesitas la técnica porque cualquier fotógrafo de hoy en día necesita tener conocimientos de post producción, lo que antes era el revelado con químicos y papel hoy es un revelado digital. Creo que el verdadero profesional no solo se fija en que una foto esté bien tomada, lo más importante es que la foto te transmita algo, que dé la sensación de que es algo irrepetible y que te identifique a vos como fotógrafo.
El vivo es más como una trinchera de batalla, tenes que salir ileso y al mismo tiempo inmortalizar lo que está sucediendo, creo que ese es el verdadero valor del fotógrafo de Metal”.
En la misma línea opina Martín Darksoul de la revista “Jedbangers”, un fotógrafo más contemporáneo que se destaca por la estética de sus imágenes:
Martín Darksoul
“Lo que intento hacer en un show en vivo es tratar de llevarle a la gente una mirada distinta a lo que se percibe en ese momento tratando de ser lo más estético posible. La importancia es el documento que va a quedar a futuro.”
Dentro del esfuerzo mencionado, debemos pensar en el equipo de gente que a lo largo de estos 30 años ha acompañado a las miles de bandas que componen el Metal Argentino, que lejos de tener un fotógrafo profesional entre sus filas, este trabajo siempre quedó en manos de amigos o conocidos que de manera autodidacta o a los golpes que les dio la experiencia, podemos visualizar infinidad de registros de otras épocas.                                     
                                                                       Fernando Serani

Si bien esto desde lo emotivo puede resultar positivo, la marginalidad del ambiente metalero trae consigo varias precariedades que no escapan a la fotografía, Fernando Serani amplía con una idea descriptiva de esta situación:
“Partamos de la base que el Metal no es algo que esté aceptado por la cultura de nuestro país, siempre fue el género postergado de la música Rock Argentina y eso se traduce a todos los que trabajamos en el rubro: desde músicos, fotógrafos, periodistas, productores, etc. A diferencia de otros países como Europa, acá en Argentina no se trabaja cómodo, se vive una utopía constante, no vive solamente de eso y tal vez no sea malo desde cierto punto de vista, tal vez eso hace que uno tenga más amor por lo que hace y se enfoque más en lo artístico que en lo comercial.
En el Metal somos un poco egoístas en eso, creo que en el fondo queremos que sea un secreto o un tesoro guardado por unos pocos, eso es una recompensa, uno de los aspectos de no ser masivo.”
Sofia Yehié Gabras es relativamente nueva en el oficio. Desde hace unos años se dedica a fotografiar a “Almafuerte” e interpreta este arte de manera tajante y en retrospectiva:
“Fotógrafos eran los de antes, aquéllos que soportaban escupitajos, luchaban con rollos y asas, se trepaban para conseguir la mejor toma y buscaban el mejor retrato sin posibilidad de acceder a un teleobjetivo. 
Hoy en día, en un recital de dos horas, es posible para el fotógrafo enumerar más de 3000 tomas, ya que la tecnología ha allanado en gran medida su camino. Es por esto que la técnica y el ojo entrenado hoy valen muchísimo en esta profesión, ya que todos pueden ser fotógrafos por un día pero solamente unos pocos podrán captar el más allá, aquél retrato que los deslumbró. Encuadrar la diferencia en la imagen final es la tarea del fotógrafo del hoy.”
Sobre esto último, Andrés Violante manifiesta uno de los principales problemas a los que se enfrentan los fotógrafos hoy en día en que se transita la era digital:
“La sobreoferta de fotógrafos aficionados que regalan su trabajo desvaloriza el trabajo de los fotógrafos profesionales. Esto es realmente un problema para quienes nos dedicamos a esto. Cuantos más fotógrafos seamos en la escena, mejor, pero trabajar gratis les termina costando muy caro tanto a fotógrafos como a los músicos y productores quienes por achicar gastos terminan teniendo un material en el mejor de los casos, pobre”.
En conclusión, detrás de cada foto hay una historia, desde el artista que la tomó, hasta el valor simbólico que esa imagen va a tener para un seguidor de su banda, de ahí que tenga una jerarquía poco valorada en un ambiente que necesita de ello y en una época en donde lo visual juega un papel determinante.
Ext de Sucio y desprolijo 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semblanza sobre Carlos Parada por Carmen Parada

Presentación de la revista Espiga de Papel en el Centro Cultural Las Aguilas donde canto y toco la guitarra ademas de que tambien participo con la impresión y lectura de una de sus poesías. “ HISTORIA DE UNA VIDA “
Carlos Parada Orozco, nació en el Sanatorio de la Beata Margarita, en Guadalajara, un Sábado 6 de Mayo de 1939. Acudió al Preescolar, por 3 años, a Primaria, por 6 años, a Secundaria, por 3 y a Preparatoria, por 2, que eran los requeridos. Al no poder ingresar a Ingeniería, por no encontrar espacio, se empleó temporalmente ( según Él ) como ayudante de mecánico. Al llegar su tiempo, ingresó al Servicio Militar, obteniendo su Cartilla, en 1957, obtuvo su Licencia para manejar Vehículos. En 1961, formo parte de la Constructora, CYP Jalisco, quien construyo los fraccionamientos: Jardines del Bosque y Jardines del Country y la Calzada de la Victoria ( hoy Av. Mariano Otero ). En esta empresa, fungió como Jefe de Maquinaria. En Abril de 1962, contrajo Matrimonio con María de l…

El septyimo cielo en los ojos n°60

Publicación gratuita
DIRECTORA :GLADYS CEPEDA
LO PUEDEN ENCONTRAR EN FACEBOOK COMO "EL SEPYIMO CIELO EN LOS OJOS"AGRADECEMOS LA DIFUSIÓN difundir eventos ,talleres ,o enviar colaboraciones a facebook
.Los que deseen enviar ensayos o notas para el blog pueden contactarse en el grupo de facebook o por mensaje privado siempre citando la fuente ,se agradece la difusion en cada grupo de facebook,por email y los mensajes de apoyo Se agradece el material enviado por los autores y artistas  Algunas de las notas son ext.de Google

Los invito a visitar en FB EL MUTANTE POÉTICO 
LAK-BERNA Pag.y LAK-BERNA Revista  
Amigos  finalizamos por este año la publicación
Este es el último número de este año !Quiero agradecer a todos !colaboradores ,lectores ,y a todos los que acompañaron a la publicación ,a los entrevistados y a los que pude realizar pequeños homenajes en los números especiales!
Quiero agradecer especialmente a Manuel Barranco Roda por todo lo que hizo y hace por las publica…

LA CUMPARSITA ( CON GLOSA) PORQUE CANTO ASI,JULIO SOSA

LA CUMPARSITA (Porque canto así) Por Carlos Basabe
Julio Sosa hizo suyos los versos de Celedonio Flores. Dejó dos grabaciones, una con la orquesta de Leopoldo Federico, siendo solista el día viernes 18 de agosto de 1961, y la otra una grabación particular realizada durante una charla radial con una presentadora. En la misma grabación, Julio Sosa canta "Mi noche Triste". Julio aclaró antes de empezar a cantar lo siguente; "Para Españita y Roque, un matrimonio amigo tan querido, voy a dejar como recuerdo grabado los versos de Celedonio Flores Porqué canto así". (Me acompaña Leopoldo Federico con su bandoneón.  Según el escritor Uruguayo Federico Silva, esta grabación particular fué obtenida en casa de un amigo de Julio Sosa, en Firmat (Provincia de Santa Fé, argentina). Este cantor recio, nacido en la localidad Uruguaya de Las Piedras, les hacía algunos retoques a las letras o las expresiones. En esta grabación cuando dice "este tango, habla por mi", repite …