Ir al contenido principal

Poesia a dos voces :Susana Rozas


                                                       En Chapultepec


De la serie inédita “Enramadas”


I
Vuelvo en un despojado espejismo
con tu linaje de silencio
con la confesión del paraíso y el ciprés
—los árboles pregoneros de infancias—.
Así
sentada en la umbría viudez de las esperas
sé que estás viva
en el rostro somnoliento
de mis devotos insomnios.
…………………………..
Como un campanario del cementerio
evocado en otros campos.



*


II

Trajo el vientre en el poema
sin voz ni sangre desperdiciada,
indiferente a Dios,
advirtiendo en un crepúsculo
una obra
una oración
una perenne orfandad

sin arrojo
para develar secretos
quirománticos futuros;
después
nosotras los concebimos.



*


III

Una entelequia era quedarte
por eso elegiste la muerte
sólo una metáfora abierta
en el vientre,
en la herencia zodiacal
de nuestras mujeres.

Te busqué,
sin elevar la voz
sabiendo que tu olor
de misteriosa desolación
y tiempo esclavizado
me encontraría
descubriéndote en la música
que volabas cada mañana.
e ingenuamente
te sobrevivió.



*


IV

Juntábamos hojas
para guardar en los libros
en ese otoño indestructible
de sus manos
—venas del color de
mi ropa de estudiante—;
voz apagada de ramas
de tierra y lenguaje parco.
………….
Ella tenía su propia Pascua
como una vestal de fuego
consagrada a la continuidad
de estas sacerdotisas
que multiplicamos ramas.
………………………..
Juntábamos hojas
diametrales en el piso
para indicar el otoño perdurable,
en que nos cubríamos
de adolescencia y senectud.



*

V

La abuela
dormía cubierta entre las gasas negras
de sus faldas;
las mías, de colores
prorrogaban entre las almohadas y los pañuelos que
cabalísticamente o por costumbre,
permanecían allí.

Pañuelos cerca de las manos
debajo de las almohadas
para que las urgencias del sueño
nos encontraran provistas de armas
de tela batista, bordadas, empuntilladas.

Y nuestras espaldas
beligerantemente impasibles
se miraban
desde el territorio
propio y finito
de cada cama, cada suspiro y un sino
bailoteando en los mosaicos encerados.



*


VI

Una suerte de chubasco
atormentado y quieto
como un arco iris del siglo pasado.

La clave que rememora
Tu llegada
Igual a una estación derrumbada
de cronología.

Sólo lo revive
la impasible zona de silencios con música
esparcida
en  la alfombra
al amparo
detrás de la puerta /  siempre allí
inmaterial y constante.



*


VII

Ella está en el cuarto aséptico
desmemoriado de blancura
destejiendo el crochet
que improvisa
con la mirada en la hospitalaria hiedra
construyendo una variedad turbia
desde donde nos abandona
en una cronología apócrifa.
…..
Ella está entramando
la historia oscilante
donde nos transforma en abalorios
en hilos y olvidos.
….
Ella teje otra forma
para apartarnos doloridos o inocentes.
Nos excluimos
acariciando sus manos
que pierden músicas, letanías,
dejándonos el aroma como una maldita
y certera brújula que nos indica
dónde quedará,
habitante de la misma piel.

Acariciamos sus manos
que van deshilando
nuestros años; viaje inmemorial donde nos perdemos:
esa piel que nos quema al tacto
la misma que nos dio la bienvenida;
esa piel que forma parte de la nuestra…
despedida queda, mansa con la imposibilidad de rescatarla, ya de arena,
de humo, de agua.


Susana Rozas selecciona poemas de su autoría para acompañar esta entrevista:
*

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semblanza sobre Carlos Parada por Carmen Parada

Presentación de la revista Espiga de Papel en el Centro Cultural Las Aguilas donde canto y toco la guitarra ademas de que tambien participo con la impresión y lectura de una de sus poesías. “ HISTORIA DE UNA VIDA “
Carlos Parada Orozco, nació en el Sanatorio de la Beata Margarita, en Guadalajara, un Sábado 6 de Mayo de 1939. Acudió al Preescolar, por 3 años, a Primaria, por 6 años, a Secundaria, por 3 y a Preparatoria, por 2, que eran los requeridos. Al no poder ingresar a Ingeniería, por no encontrar espacio, se empleó temporalmente ( según Él ) como ayudante de mecánico. Al llegar su tiempo, ingresó al Servicio Militar, obteniendo su Cartilla, en 1957, obtuvo su Licencia para manejar Vehículos. En 1961, formo parte de la Constructora, CYP Jalisco, quien construyo los fraccionamientos: Jardines del Bosque y Jardines del Country y la Calzada de la Victoria ( hoy Av. Mariano Otero ). En esta empresa, fungió como Jefe de Maquinaria. En Abril de 1962, contrajo Matrimonio con María de l…

El septyimo cielo en los ojos n°60

Publicación gratuita
DIRECTORA :GLADYS CEPEDA
LO PUEDEN ENCONTRAR EN FACEBOOK COMO "EL SEPYIMO CIELO EN LOS OJOS"AGRADECEMOS LA DIFUSIÓN difundir eventos ,talleres ,o enviar colaboraciones a facebook
.Los que deseen enviar ensayos o notas para el blog pueden contactarse en el grupo de facebook o por mensaje privado siempre citando la fuente ,se agradece la difusion en cada grupo de facebook,por email y los mensajes de apoyo Se agradece el material enviado por los autores y artistas  Algunas de las notas son ext.de Google

Los invito a visitar en FB EL MUTANTE POÉTICO 
LAK-BERNA Pag.y LAK-BERNA Revista  
Amigos  finalizamos por este año la publicación
Este es el último número de este año !Quiero agradecer a todos !colaboradores ,lectores ,y a todos los que acompañaron a la publicación ,a los entrevistados y a los que pude realizar pequeños homenajes en los números especiales!
Quiero agradecer especialmente a Manuel Barranco Roda por todo lo que hizo y hace por las publica…

POESÍA A DOS VOCES:EL MANANTIAL

Entre espadañas, mirtos, romeros,
en calurosa tarde estival,
hicieron alto los tres viajeros
ante las aguas del manantial.
Robles gigantes le daban sombra,
césped florido formaba alfombra
junto al venero murmurador,
y el agua clara, corriendo pura,
prestaba al campo dulce frescura,
hojas al árbol, vida a la flor.
Su sed calmaron los caminantes,
y a los fulgores agonizantes
de la serena tarde estival,
escrita vieron esta sentencia:
"Procura siempre que tu existencia
sea como el agua del manantial".
-No es mal consejo-dijo el más mozo-
y al comprenderlo siento que el gozo
llama a las puertas del corazón;
como el arroyo se trueca en río,
correr el hombre debe, y con brío
hacerse grande por la ambición.
-Es buen consejo-dijo pausado
otro viajero grave y honrado-
hay que ser puros para vencer.
¡Noble enseñanza! ¡Sabio consejo!
-dijo el viajero caduco y viejo-
el bien hagamos con ansia inmensa
sin esperanzas de recompensas,
¡Como las aguas del manantial…